domingo, 4 de diciembre de 2011

LOS ANEXOS EMBRIONARIOS - 3ºCB


Aproximadamente una semana después de la fecundación, ocurre la implantación en el endometrio; comienzan a diferenciarse las células que darán origen a los tejidos y órganos del embrión a partir del embrioblasto, masa central de células, en tanto que las células periféricas del trofoblasto, que hacen contacto con el endometrio, comienzan a formar las estructuras que harán posible la vida dentro del útero: los anexos embrionarios.  

En la siguiente imagen, vemos la segmentación del cigoto -que habíamos estudiado previamente aquí- hasta la formación del blastocisto, en el cual se aprecian el embrioblasto y el trofoblasto:

Imagen extraída de med.ufro.cl


En la siguiente imagen vemos el feto a término, en donde se observan los anexos placenta y  amnios
Imagen extraída de semanas.elembarazo.net


La placenta y el amnios no son los únicos anexos, pero en ellos nos vamos a detener brevemente: 

Amnios: es una membrana que rodea por completo al embrión; delimita una cavidad llena de líquido (llamado líquido amniótico) que actúa como amortiguador y ayuda a mantener la temperatura constante. 

Placenta: es el órgano de intercambio materno-fetal; culmina su formación alrededor del 2º mes de gestación, a partir de unas prolongaciones del trofoblasto que penetran en el endometrio, llamadas vellosidades coriales, las cuales poseen vasos sanguíneos.

En la siguiente imagen se representan en forma esquemática las vellosidades y los vasos sanguíneos (en rojo, los vasos que transportan sangre oxigenada; en gris, los vasos que transportan sangre con dióxido de carbono). De un lado de la placenta se encuentran los vasos sanguíneos fetales (que se reúnen en el cordón umbilical) y del otro, los vasos sanguíneos maternos. Las sangres de la madre y del feto NO SE MEZCLAN.  

Imagen extraída de msd.es

La placenta tiene forma de disco; la cara materna es la que se encuentra en estrecho contacto con el útero, de la otra cara, la fetal, parte el cordón umbilical.  

En las siguientes fotografías vemos ambas caras de la placenta, que es expulsada en la etapa final del parto, llamada alumbramiento:  

Fotografías extraídas de en.wikipedia.org

La placenta presenta varias funciones:
-Permite el intercambio materno-fetal: de la madre al feto pasan nutrientes, oxígeno, anticuerpos; del feto a la madre pasan desechos celulares, que serán excretados por la madre. Cabe señalar que también ciertos tóxicos (alcohol, sustancias presentes en el humo del tabaco, medicamentos y drogas ilegales) atraviesan la barrera placentaria, de ahí el extremo cuidado que debe mantener la mamá durante el embarazo. 
-Actúa como filtro relativo: algunos virus, bacterias y protozoarios son filtrados por la placenta, y no afectan al nuevo ser en desarrollo; sin embargo, ese filtro es relativo: algunos patógenos atraviesan la barrera placentaria y afectan de forma irreversible al feto, como ocurren con el Treponema pallidum causante de la sífilis, por citar un ejemplo. De ahí la importancia de controlar periódicamente el embarazo, ya que existen diversos medios de prevención en caso de que la mamá esté infectada. 
-Es una glándula endócrina: la placenta secreta la hormona gonadotropina coriónica (o HCG, del inglés Human Chorionic Gonadotropin)  cuya principal función es mantener el cuerpo lúteo en el embarazo (recuerden que el cuerpo lúteo o amarillo es el encargado de secretar la hormona progesterona, responsable del mantenimiento del endometrio durante la gestación). La HCG es la hormona que se detecta en los tests de embarazo. 

La placenta y el feto se encuentran unidos mediante el cordón umbilical, el cual comunica los vasos sanguíneos del feto con los de la placenta. Contiene dos arterias y una vena, por las que circula sangre fetal.